Zeolita Clinoptilolita: Virtudes terapéuticas de un mineral antiguo

Información facilitada por Pub Med.

La Zeolita: Suplemento para la desintoxicación orgánica

Las zeolitas son minerales porosos con alta absorbencia y capacidad de intercambio iónico. Su estructura molecular es una red densa de AlO 4 y SiO 4que genera cavidades donde se insertan/intercambian agua y otras moléculas polares o iones. Aunque existen varias especies de zeolitas sintéticas o naturales, la más extendida y estudiada es la zeolita clinoptilolita (ZC) de origen natural. ZC es un excelente agente desintoxicante, antioxidante y antiinflamatorio. Como resultado, se ha utilizado en muchas aplicaciones industriales que van desde la remediación ambiental hasta aplicaciones orales/suplementación in vivo en humanos como complementos alimenticios o dispositivos médicos. Además, la modificación como micronización de ZC (M-ZC) o zeolita clinoptilolita tribomecánicamente activada (TMAZ) o además como zeolita clinoptilolita doble tribomecánicamente activada (PMA-ZC) permite mejorar sus beneficios en modelos preclínicos y clínicos. A pesar de su amplio uso, muchos mecanismos de acción subyacentes de ZC en sus formas naturales o modificadas aún no están claros, especialmente en humanos. El objetivo principal de esta revisión es arrojar luz sobre los aspectos geoquímicos y los potenciales terapéuticos de ZC con la visión de respaldar más investigaciones preclínicas y clínicas sobre zeolitas, en específico sobre ZC y sus formas modificadas como un agente potencial para promover la salud del cerebro humano. y bienestar general.

Palabras clave: zeolita clinoptilolita, micronización, activación tribomecánica, desintoxicante, antioxidante, antiinflamatorio, enfermedad de Alzheime

Introducción:

Las zeolitas representan una familia de cientos de miembros minerales microporosos conocidos por sus propiedades de intercambio iónico [  ]. El término “zeolita” acuñado en 1756 por el barón Axel Fredrik Cronstedt, un mineralogista y químico sueco, deriva del idioma griego ζέω (“zeo”, hervir) y λίθος (“lithos”, piedra) que significa “piedra hirviendo”. La estructura de las zeolitas consiste principalmente en aluminosilicatos con estructuras de SiO 4 y AlO 4 conectadas por átomos de oxígeno compartidos [  ]. La clinoptilolita es una de las zeolitas naturales más abundantes, ampliamente distribuida en todo el mundo y utilizada por sus propiedades de intercambio iónico y adsorbente [ ]. Gracias a sus notables y únicas propiedades de intercambio iónico en el agua, se ha empleado para varios usos médicos, industriales y ambientales, en particular, para el secuestro de contaminantes tóxicos de efluentes y desechos industriales [  ]. En la actualidad, se reconocen muchos efectos positivos debido a la capacidad de la zeolita clinoptilolita (ZC) natural para adsorber y, por lo tanto, eliminar sustancias nocivas como metales pesados, amoníaco u otras moléculas pequeñas en el tracto gastrointestinal de los humanos. Es importante mencionar que este impacto positivo puede mejorar mediante modificaciones de ZC por micronización de ZC (M-ZC) o activación tribomecánica de ZC (TMAZ) o doble activación tribomecánica de ZC (PMA-ZC), conocida como Micro Activación Panaceo [ ]. Esta tecnología PMA (Panaceo Micro Activation) recientemente desarrollada es un proceso especial de micronización tribomecánica que provoca autocolisiones de partículas de zeolita y contribuye a aumentar la carga superficial y el intercambio catiónico de las partículas individuales, mejorando el rendimiento terapéutico general de ZC [  ]. Además, la aplicación oral de la zeolita PMA específica en un ensayo clínico aleatorizado en humanos sugiere tener un impacto positivo en el tracto intestinal, ya que influyó positivamente en la integridad de la pared intestinal [  ]. Además, los datos preclínicos sugieren un impacto positivo en el microbioma intestinal [ ]. Esta conexión podría ser interesante ya que estudios recientes han establecido un posible vínculo entre el microbioma intestinal y los trastornos neurológicos crónicos. Este posible vínculo se ha denominado como el "Eje Intestino-Cerebro" [  ].

Para comprender mejor los minerales naturales de zeolita y su acción terapéutica y algunos efectos secundarios, es esencial estudiar su origen geológico, composición química y estructura. Esta revisión se centrará en explorar los aspectos geoquímicos de la clinoptilolita (ZC) de zeolita natural sin ninguna modificación, denominada ZC o "zeolita natural" o "zeolita" en este artículo. Además, la atención se centrará en las formas modificadas de ZC (M-ZC, TMAZ, PMA) destacando sus aspectos terapéuticos y con el objetivo de promover más investigaciones sobre ZC para el bienestar humano general y como un agente preventivo potencial en el Alzheimer. enfermedades y otros trastornos neurológicos.

¿De dónde vienen las zeolitas?

La formación geológica de la zeolita natural, indiferente a la zeolita sintética, involucra diferentes especies de rocas, en particular, condiciones fisicoquímicas de temperatura y presión. Estas especies de rocas pueden variar desde rocas volcánicas hasta rocas plutónicas. Debajo de la superficie de la tierra, el magma libera calor, modificando la estructura de plutones previamente solidificados en áreas de contacto específicas conocidas como aureolas. En estas aureolas se producen diferentes formaciones minerales de zeolitas porosas por depósito de agua, por ejemplo, como en la tefra porosa, que es producida por magma viscoso con alto contenido en silicio, o como en los sedimentos volcaniclásticos o en las areniscas feldespáticas. En la naturaleza, la génesis de varias especies de zeolitas depende del tipo de minerales presentes (por ejemplo, un vidrio volcánico ácido o básico) que caracterizan su estructura. Las rocas de zeolita están particularmente extendidas por toda la corteza terrestre, particularmente en las capas del Cenozoico y Mesozoico, y la clinoptilolita se considera el mineral de zeolita natural más común. Las zeolitas se distribuyen principalmente en regiones con una historia volcánica pasada o áreas todavía geológicamente activas en la actualidad. De hecho, la estratigrafía perteneciente a diferentes eras geológicas que van desde las Montañas Tanzawa (Japón) hasta el Parque Yellowstone (EE. a sedimentos bituminosos en esquisto dolomítico, son ricos en zeolita-clinoptilolita natural. Por otro lado, las zeolitas hidrotermales se encuentran principalmente en los cinturones orogénicos más nuevos y en los puntos calientes donde ocurrieron fuertes deposiciones y eventos volcánicos recientes, como en las regiones de Tethys, incluidas Francia, Italia, Suiza y Eslovenia. Además, el proceso de formación de zeolitas a partir de rocas feldespáticas llamado “zeolitización” aún está en curso en áreas volcánicas activas e incluso hoy en día podemos presenciar estas transformaciones zeolíticas en regiones volcánicas con sitios de aguas termales. Desde un punto de vista químico, las zeolitas muestran cierta estabilidad química en soluciones acuosas a diferentes valores de pH. La estructura de clinoptilolita muestra una alta estabilidad térmica que es esencial para aplicaciones humanas. Todavía no se destruye después de calentar 12 h a 750 °C. La presencia de iones hidrógeno e hidroxilo en solución generan fenómenos físico-químicos como hidrólisis, degradación, disolución y transformación de fase que ayudan en la caracterización de diferentes tipos de minerales zeolitos. Las zeolitas tienen una composición de red microporosa que consta de tetraedros de AlO 4 y SiO 4 unidos por átomos de oxígeno compartidos.

Además, no todos los tipos de zeolita son seguros. En particular, se ha encontrado que la zeolita erionita está asociada con el cáncer de pulmón y el mesotelioma maligno. En particular, la erionita forma masas fibrosas frágiles similares a la lana en las cavidades de las formaciones rocosas y muestra propiedades similares a las del asbesto como desarrollo de mesotelioma maligno en humanos. El mesotelioma es un tumor que se origina en las células mesoteliales que recubren las superficies pleural, pericárdica y peritoneal. Algunos estudios han informado que la exposición continua al polvo de fibra de erionita ha sido la causa de muertes en algunas aldeas de Turquía. Estos importantes efectos secundarios de la zeolita se han documentado abundantemente solo para el tipo erionita. Otras zeolitas fibrosas como la ofretita y la escolecita pueden alterar algunos mecanismos mitocondriales y la organización de la estructura celular. Esta revisión ha centrado su atención en ZC, una zeolita natural que no mostró efectos tóxicos pero sí aplicaciones terapéuticas potenciales. A pesar de la ausencia de toxicidad de ZC, algunos autores han destacado los posibles efectos secundarios que deben tenerse en cuenta al usar ZC. En particular, ZC redujo la viabilidad celular y la síntesis de ADN y aumentó la apoptosis celular en modelos in vitro. ZC ha reducido la funcionalidad de proteínas clave involucradas en la supervivencia celular y la apoptosis en líneas de células tumorales. Esta acción sobre las líneas celulares tumorales se ha atribuido a las capacidades de absorción e intercambio iónico de la ZC que pueden modificar la concentración de iones de calcio y afectar las señales moleculares dependientes de Ca. La característica principal del intercambiador de iones de la ZC puede representar una criticidad que necesita más estudio para evaluar todos los beneficios de este complemento alimenticio.

Zeolita Clinoptilolita: una roca multifacética

La ZC es la zeolita más utilizada y estudiada en medicina y en particular, la ZC tribomecánicamente micronizada (TMAZ) o dos veces (PMA) con tecnología PMA (PMA-ZC) mostró algunas evidencias preclínicas y clínicas. Varios estudios realizados en las últimas décadas han demostrado una alta eficacia de ZC en diversas aplicaciones médicas tanto in vitro como in vivo. Además, los diferentes procedimientos de procesamiento son responsables de cambios sustanciales en las propiedades físico-químicas, como las características absorbentes o las capacidades de intercambio iónico o el área superficial de ZC. Éstas pueden mejorarse gracias a tratamientos particulares como la micronización o la particular micronización tribomecánica. Para aplicaciones humanas, es importante usar ZC, que se considera seguro para aplicaciones orales en humanos. Los datos publicados recientemente sugieren que el PMA-ZC muestra propiedades físico-químicas mejoradas y podría ser una opción segura. Esta mejora de las propiedades físico-químicas parece ser la base de sus virtudes terapéuticas.

En esta sección se discutirán las características de las diferentes ZC modificadas y sus aplicaciones terapéuticas.

Zeolita Clinoptilolita Micronizada: Un Tratamiento Especial

La micronización de la zeolita clinoptilolita (M-ZC) es un procedimiento que descompone la ZC en pequeñas partes acentuando sus características detoxificantes. Esta micronización se produce con molinos de dos álabes paralelos que giran en sentido contrario, los cuales, con un empuje de 2500 km/h y una aerodinámica particular, crean dos flujos de aire que giran en sentido contrario. Este polvo de ZC se distribuye en los dos flujos de aire y comienza a autocolisionarse con una frecuencia de 3–4000 colisiones/s. Además, la micronización tribomecánica es una micronización específica que se usó por primera vez para activar ZC una vez: TMAZ y, como resultado, se desarrolló más como tecnología de microactivación Panaceo con PMA-ZC. Así obtenido, se le sometió a una excitación iónica muy fuerte, que aumentó su carga superficial y su capacidad desintoxicante de toxinas, radicales, amoníaco y metales pesados . Sin embargo, el elemento principal está dado por la modificación estructural que hace que el PMA-ZC sea mucho más activo en el “recall” en la luz intestinal. De hecho, hoy en día, PMA-ZC se prescribe para absorber/quelar y eliminar sustancias nocivas y tóxicas del tracto gastrointestinal (p. ej., metales pesados, nitrosaminas, amoníaco, micotoxinas, cationes, materiales radiactivos, pesticidas), reduciendo su absorción en el cuerpo. Además, un estudio clínico muestra que fortalece la pared intestinal, lo que podría deberse a sus propiedades absorbentes. Finalmente, también puede funcionar como antioxidante al capturar los radicales libres y reducir la formación de especies reactivas de oxígeno, como se analiza a continuación.

Efectos desintoxicantes

La mayoría de los efectos clínicos positivos de la ZC y la ZC modificada se han atribuido a su capacidad reversible de intercambio iónico y adsorción. Los primeros efectos desintoxicantes de ZC en una forma modificada se observaron en modelos murinos. En ratones envenenados con plomo, la ZC modificada redujo la acumulación de plomo en el intestino en más del 70% con un efecto protector sobre el tejido cerebral. En ratas intoxicadas con organofosforados, la ZC fue efectiva para restaurar la actividad de la colinesterasa a nivel del sistema. Según algunos informes, la ZC en el intestino podría unirse al organofosforado a través de una interacción con un grupo -OH o una interacción dipolo-dipolo y, por lo tanto, puede excretarse en las heces. Como resultado, el papel de ZC ha sido reconocido en zootecnia y medicina veterinaria, donde ha proporcionado evidencia clara sobre la mejora de la aptitud física y la eficiencia de los animales de granja mediante la eliminación de numerosas sustancias nocivas del cuerpo, como amoníaco, nitratos, micotoxinas y otras toxinas. La presencia de amoníaco y moléculas polares en el medio ambiente es el resultado de intensas actividades zootécnicas y agrícolas que vierten estos contaminantes al medio ambiente, contaminando nuestros recursos hídricos subterráneos. ZC ha demostrado una alta capacidad para eliminar el amoníaco del medio ambiente, especialmente del agua potable. Además, hoy en día también se ha utilizado en la recuperación de estiércol animal antes de la contaminación del suelo. Además, el ganado lechero puede sufrir intoxicaciones por nitratos y micotoxinas del agua, lo que puede generar alteraciones en el metabolismo de proteínas y glucosa. En estas vacas, la integración de ZC en el alimento ha reducido la asimilación de nitratos y la concentración de aflatoxinas en su leche, mejorando los efectos tóxicos sistémicos. La acción desintoxicante de estos iones no tiene efecto sobre el equilibrio iónico fisiológico. De hecho, los niveles de minerales en la sangre del ganado no se vieron afectados por la integración con ZC. Además, también se han observado efectos beneficiosos similares en otros animales de granja, como cerdos y aves de corral. En este sentido, la ZC ha demostrado un efecto positivo en las aves de granja para equilibrar la flora microbiana intestinal total, reducir los efectos tóxicos de las aflatoxinas y aumentar la actividad antioxidante (ver más abajo) de la peroxidasa, la catalasa y la SOD (superóxido dismutasa), así como aumentar niveles de ácidos grasos omega-3 en los huevos . Las propiedades físico-químicas y, por lo tanto, las capacidades desintoxicantes mejoran cuando ZC se somete a la tecnología PMA, como se observa en algunos entornos clínicos. En particular, la acción desintoxicante de PMA-ZC hacia el amoníaco puede tener aplicaciones potenciales como adyuvante terapéutico en humanos, según la hipótesis basada en los resultados de un estudio clínico. El amoníaco se produce como desecho en el cuerpo durante el metabolismo de las proteínas, se transforma en urea por el hígado y se elimina por los riñones. Las dietas ricas en proteínas, las patologías con una fermentación excesiva de proteínas, como es el caso del colon irritable y la colitis ulcerosa, provocan un aumento de la producción de amoníaco. Los altos niveles de amoníaco indican una función hepática y renal deficiente. Algunos autores han destacado la importante contribución desintoxicante de amoníaco de ZC en diversas enfermedades. En particular, un estudio se centró en la administración de PMA-ZC (Panaceo Sport) específico a sujetos entrenados en resistencia que probablemente se someten a una dieta rica en proteínas y con frecuencia experimentan síntomas intestinales como náuseas, calambres estomacales e intestinales, vómitos y diarrea. Estas molestas condiciones pueden resultar de la excesiva fermentación de proteínas acompañada por la mayor liberación de amoníaco en el intestino. El ejercicio excesivo también puede comprometer la misma permeabilidad intestinal y desencadenar respuestas inflamatorias mediadas por células. La suplementación con PMA-ZC mejoró la integridad de la barrera intestinal, disminuyendo las concentraciones de zonulina, un marcador del aumento de la permeabilidad intestinal y, además, podría tener efectos positivos sobre las náuseas y la diarrea. A pesar de estas evidencias sobre la acción desintoxicante de ZC, todavía hay pocos estudios clínicos en humanos. La capacidad de intercambiar iones de ZC plantea algunas preguntas sobre el riesgo de alterar la homeostasis de los oligoelementos y micronutrientes necesarios en humanos. De hecho, a pesar de que los estudios sobre el uso de PMA-ZC en atletas no revelaron ninguna alteración en el equilibrio hidrosalino, se necesitan más investigaciones para el uso en humanos.

Efectos antiinflamatorios

Diferentes hipótesis e informes publicados recientemente han explicado los efectos antiinflamatorios de la ZC, destacando algunos de estos informes la relación entre PMA-ZC y el sitio de acción a nivel intestinal. El tejido linfoide asociado a la mucosa (MALT) y el tejido linfoide asociado al intestino (GALT) son los sitios donde se modulan las principales respuestas inflamatorias mediadas por células intestinales. Estos dos tejidos están compuestos por células M, células altamente especializadas, que recubren nódulos linfáticos llamados placa de Peyer. Las células M por endocitosis adquieren bacterias, sustancias solubles y sólidas a través de la membrana apical y las transportan por medio de vesículas a la membrana basolateral donde son liberadas por exocitosis y procesadas por macrófagos. Los macrófagos presentan el antígeno a los linfocitos T, que estimulan la producción de IgA. Los efectos inmunomoduladores de TMAZ pueden deberse a interacciones con células M. De hecho, las células M podrían interactuar con partículas ZC activadas tribomecánicamente, lo que podría inducir cambios en la homeostasis redox y afectar las placas de Peyer. Estas micropartículas absorbidas no pasan al torrente sanguíneo, sino que actúan localmente en este distrito según la hipótesis de Lamprecht y colegas. La acción de PMA-ZC sobre los tejidos linfoides intestinales (impacto positivo sobre IL-10) también se observó en los metabolitos liberados por probióticos capaces de mejorar el ecosistema intestinal y potenciar el sistema inmunitario. Sabbioni y sus colegas han observado, en modelos animales experimentales tratados con una zeolita particular, las zeolitas chabazíticas, un aumento en la producción de linfocitos B e IgA, los principales mecanismos defensivos del intestino contra las bacterias patógenas. La IgA juega un papel fundamental en la modulación de la respuesta proinflamatoria. De hecho, las IgA equilibran la respuesta inmune del cuerpo a la flora microbiana intestinal, ayudando en la adaptación hacia las bacterias ya presentes y detectando la presencia de otras nuevas. Además, la acción inmunomoduladora de ZC como también para TMAZ o PMA-ZC se produciría a este nivel, actuando, quizás, como un superantígeno. Los superantígenos son moléculas particulares de naturaleza peptídica u oligoproteica capaces de estimular directamente una respuesta del sistema inmunitario significativa y no específica. Esta activación/estimulación inmunológica ocurre inmediatamente después de la interacción del superantígeno con las moléculas MHC (complejo principal de histocompatibilidad) de clase II y los receptores de los linfocitos T. Luego, los superantígenos activan los linfocitos T, que inducen la respuesta inmunitaria celular y humoral. Aunque la estimulación de linfocitos por zeolitas se ha demostrado sólo in vitro, el mecanismo de producción de IgA tras la estimulación de linfocitos T por ZC puede considerarse una hipótesis válida. Finalmente, no se pueden excluir otros efectos inmunomoduladores de TMAZ, PMA-ZC y otras zeolitas, pero este tema necesita más investigación. Por ejemplo, también se observó un aumento notable en los recuentos de células inmunitarias específicas, linfocitos B CD19C, linfocitos T CD4C y linfocitos T activados por HLA-DRC en pacientes tratados por inmunodeficiencia y que recibieron TMAZ, que es similar a PMA-ZC debido a a la activación tribomecánica sin informes de efectos secundarios significativos en el sistema inmunitario después del tratamiento.

Efectos antioxidantes

Los sistemas enzimáticos que regulan la homeostasis del sistema redox en el cuerpo son las enzimas superóxido dismutasa (SOD), catalasa, peroxirredoxina, tiorredoxina y glutatión (GSH). Un exceso de especies reactivas de oxígeno (ROS) producidas a nivel endógeno por las mitocondrias, por el citocromo P450 y por las células inflamatorias, o generadas exógenamente por las radiaciones ionizantes, provoca daños en el ADN, las proteínas y los lípidos. Este proceso se denomina estrés oxidativo y está implicado en diversas enfermedades, como la obesidad, la aterosclerosis, las enfermedades neurológicas y el cáncer. La capacidad antioxidante del ZC micronizado se basa en su capacidad para aprovechar los iones metálicos presentes en su estructura como cofactores para la activación de las enzimas antioxidantes. En este sentido, los datos más importantes se obtuvieron utilizando modelos animales. En particular, Saribeyoglu y sus colegas plantearon la hipótesis de las propiedades antioxidantes de la ZC frente a la hepatectomía inducida por el estrés oxidativo en ratas. De hecho, estas ratas mostraron un aumento de la actividad de SOD y GSH después del tratamiento con ZC. Además, la administración de M-ZC y TMAZ redujo la peroxidación lipídica hepática en ratones tratados con doxorrubicina. Además, ZC restauró la actividad de las enzimas antioxidantes en modelos murinos intoxicados con fluoruros. En los pollos que recibieron diariamente ZC en los alimentos, se incrementó la capacidad antioxidante al reducir el contenido de radicales libres del óxido nítrico intestinal y aumentar la actividad de las enzimas GSH, catalasa y SOD. Finalmente, el TMAZ (similar al PMA-ZC) ha mostrado una particular acción antioxidante en modelos murinos de la enfermedad de Alzheimer. En particular, el aumento de la actividad de SOD también se produjo en el cerebro con la consiguiente disminución de los niveles de β-amiloide en modelos de ratones transgénicos con enfermedad de Alzheimer después del tratamiento con TMAZ. A pesar de estos resultados en modelos animales, todavía pocos estudios mostraron un efecto claro de todos los ZC en los sistemas redox en humanos. Por ejemplo, la integración de PMA-ZC en la nutrición deportiva no tiene efecto sobre la producción de radicales libres. En este sentido, algunos estudios plantean la hipótesis de que el efecto antioxidante puede ser una consecuencia de los efectos desintoxicantes de PMA-ZC a nivel intestinal y sistémico que no siempre son cuantificables. Por esta razón, se necesitan más estudios en humanos para comprender la contribución efectiva de todas las piedras de zeolita a nuestro equilibrio redox. En particular, serían útiles más datos con zeolitas ya autorizadas para suplementos orales (p. ej., PMA-ZC).

Efectos cerebrales de la zeolita clinoptilolita

Dada la existencia de la interconexión intestino-cerebro, se ha planteado la hipótesis de que existe una acción indirecta de ZC a nivel del sistema nervioso central. En este sentido, a continuación se discuten algunas hipótesis recientes.

¿Cuál es la Acción de las Zeolitas en el Cerebro?

En el campo farmacológico, hay tantos tratamientos que tienen efectos beneficiosos pero aún se desconocen sus mecanismos moleculares subyacentes. Lo mismo podría ser cierto para las zeolitas. Según Hecht K. y colegas, ZC puede reducir el estrés y mejorar el sueño, produciendo un efecto calmante en humanos. Hasta la fecha, las bases neurológicas y moleculares de estos efectos calmantes siguen desconcertando a los investigadores. Quizás una respuesta pueda provenir de los estudios de los modelos murinos. De hecho, Mück-Šeler y sus colegas han demostrado que TMAZ puede eliminar la unión reducida de 3H-8-OH-DPAT al receptor 5-HT1A en modelos de ratones con cáncer y producir posibles efectos beneficiosos. Además, un estudio de comportamiento mostró que las ratas reaccionan mejor al estrés ambiental si su comida se complementa con ZC. Como las zeolitas no atraviesan la barrera intestinal, y ni siquiera la barrera hematoencefálica cuando las partículas son lo suficientemente grandes (nada de nanopartículas), esto sugiere un mecanismo indirecto que actúa de forma remota (¿intestino?) y positivamente sobre el cerebro. Por ello, algunos autores han planteado la hipótesis de la posibilidad de que las zeolitas -en este caso, como nanomateriales sean capaces de atravesar barreras (intestinales o incluso hematoencefálicas) para transportar neurotransmisores, péptidos, antibióticos, aprovechando su capacidad de intercambiadores de iones. Desafortunadamente, esta hipótesis no está exenta de dificultades y críticas. Por lo tanto, estas observaciones sobre los efectos de ZC siguen siendo hipótesis para posibles aplicaciones que requerirán más estudios en profundidad.

Zeolitas, Eje Intestino-Cerebro y Enfermedad de Alzheimer

La enfermedad de Alzheimer (EA) es un trastorno neurodegenerativo progresivo y la forma más frecuente de demencia que afecta a millones de personas en todo el mundo sin cura o tratamiento potencial a la vista. Como todos los ensayos clínicos recientes están fallando en las fases finales, los investigadores están buscando formas alternativas de combatir y contrastar esta enfermedad mortal. Una de las formas es prevenir la progresión de la enfermedad mediante la promoción de un estilo de vida saludable mediante una combinación de dieta equilibrada y ejercicio, ya que estudios recientes han establecido un posible vínculo entre el microbioma intestinal y los trastornos neurológicos crónicos. Este posible vínculo se ha denominado como el "Eje Intestino-Cerebro". Además, varios estudios han demostrado que el microbioma intestinal alterado o anormal debido a un estilo de vida poco saludable podría afectar la permeabilidad intestinal, lo que puede estar involucrado en la progresión de la EA y varios otros trastornos neurológicos. Además, las dietas ricas en fibras, frutas y verduras son más efectivas para mantener la homeostasis/integridad intestinal y retrasar el desarrollo de la EA en comparación con una dieta occidental rica en carnes rojas, ricas en grasas y alimentos procesados. En este sentido, los ZC autorizados específicos, como PMA-ZC, que es el TMAZ más desarrollado para aplicaciones humanas, podrían representar buenas alternativas en pacientes con EA, ya que poseen propiedades desintoxicantes, antioxidantes, antiinflamatorias y protectoras del intestino. Un estudio realizado por Montinaro y colegas, usando TMAZ mostró efectos protectores contra el estrés oxidativo  y la carga de placa en modelos de ratones transgénicos de AD. Sugirieron que el efecto protector de TMAZ, más desarrollado como PMA-ZC, podría deberse a su capacidad para mantener el equilibrio de electrolitos intestinales. Aunque este estudio mostró el amplio potencial de TMAZ/PMA-ZC en la EA, todavía es un dominio inexplorado y se necesitan varios estudios nuevos y extensos (bioquímicos, preclínicos y clínicos) para establecer su papel destacado como tratamiento preventivo en la EA y otros trastornos neurológicos.

Encuentra Zeolita Natural

Zeolita natural 350 cápsulas

(5/5) según 1 calificación(es)

Zeolita natural 450 cápsulas

(5/5) según 1 calificación(es)

Zeolita Natural Polvo Micronizada

(5/5) según 3 calificación(es)